Los quioscos vuelven a tener vida gracias al acuerdo de Urban Service Point y el grupo SIFU, dado que apuestan por convertir los mismos en auténticos puntos neurálgicos con servicios de paquetería, cajeros automáticos, conectividad 5G; servicios de movilidad eléctrica, café y bollería, etcétera.

Desde Barcelona, hasta Madrid, Málaga o Granada, Urban Service Point (USP) cuentan ya con estos establecimientos que se han reinventado para dar servicio a los ciudadanos aprovechando el escaso negocio de los mismos con la poca venta de la prensa diaria.

La relación con el quiosquero de toda la vida que hoy ofrecerá otros servicios, permitirá además que las personas con discapacidad integren la plantilla. La naturaleza del negocio no cambiará dado que la prensa sigue siendo su activo principal pero se suman otras ofertas también interesantes.

«No tenemos una red de quioscos en propiedad, cada uno es del quiosquero, de la persona, a través de su concesión; USP lo que hace es aportarle valor, proponerle alternativas comerciales para que su trabajo sea más rentable», explica Sancho. Para lograrlo, cierran acuerdos a nivel nacional con grandes partners, incluido SIFU, para ofrecer un conjunto de servicios que mejor se adecuen a la idiosincrasia de cada espacio.

«Cada quiosco es único, como la persona que lo regenta. Por eso, dependerá del quiosco y de su ubicación qué servicios son interesantes, no instalamos en todos los mismos. Por ejemplo, no tiene sentido instalar un cajero delante de un banco o café para llevar frente a una cafetería», explica Luis Sancho, cofundador de la entidad.  

Las tres claves del negocio de USP son según su responsable: la innovación —con servicios avanzados, demandados y en constante actualización—;la sostenibilidad, favoreciendo la movilidad urbana, reduciendo los desplazamientos, etcétera y un fin social, dado que aporta seguridad en el empleo a negocios en declive.

En segundo lugar: hay un trabajo importante de convicción y presentación de propuestas a los distintos ayuntamientos, que son los responsables de las concesiones de los quioscos. «Les proponemos la revitalización de unos espacios en decadencia y que, sin embargo, tienen muchas posibilidades comerciales si se reorientan que, además, pueden aportar mucho para hacer frente a retos urbanos tan actuales como la movilidad eléctrica y el crecimiento del comercio electrónico». Finalmente, la tercera vía de trabajo es el contacto directo con los propios quiosqueros, para ofrecer la posibilidad de una colaboración con su amplia gama de servicios. 

Como explica Sancho, el futuro del proyecto es apasionante, puesto que hay muchas ciudades en las que operar, además de otros países con los que están manteniendo contactos. Además, el proyecto con SIFU abre también unas enormes posibilidades, de marcado carácter social. «No nos ponemos límites». En eso coincide con SIFU y sus trabajadores…

Fuente: SIFU

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí