Las funcionalidades que pueden registrar interacciones de los niños y adolescentes por parte de los padres hace que los anteriores se salten la norma y utilicen las aplicaciones bóveda, también conocidas por «vault apps».

Estas aplicaciones de caja fuerte o acorazadas reciben este nombre porque están diseñadas a ocultar los datos, mensajes y llamadas con métodos de autentificación como códigos, contraseñas o datos biométricos como la huella dactilar.

Estas aplicaciones emplean unas falsas utildades para que los padres no se den cuenta y solamente muestran el contenido con una clave secreta. Para localizarlas los padres lo tienen difícil dado que algunas se camuflan mientras que otras solo se pueden detectar utilizando herramientas de análisis forense o analizando los registros de actividad del dispositivo.

Algunas de ellas se sincronizan para que se puedan ver los archivos que contiene el móvil o el llamado chromebook.Entre sus funciones también ocultan los chats y hay que tener cuidado con los depredadores sexuales que acceden a cuentas de menores para adquirir fotos y otras cuestiones por parte de ellos sin que los padres ni siquiera puedan intuirlo.

Los expertos en ciberseguridad coinciden en que estas aplicaciones on legales y por ello hay que estar siempre pendiente y los padres deben concienciar a los menores de los peligros que les pueden acarrear éstas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí