En el Día de los Derechos Humanos hemos hablado con Víctor González, responsable de la oenegé en Andalucía. Trabaja a diario con más de 50 jóvenes que han tenido que abandonar sus países de origen al verse vulnerados sus derechos fundamentales.

Desde Farmamundi Andalucía se impulsa un proyecto de transformación, participativo, inclusivo, diverso y basado en el activismo, teniendo a los derechos humanos siempre como base del trabajo.

«Queremos hacer hincapié en el derecho humano a la salud y el bienestar a través de la participación de personas jóvenes de diversos orígenes étnicos y territoriales en procesos participativos de formación vivencial y creación artística», comenta González para Prensa Social.

Encuentros vivenciales

Este colectivo multicultural realiza periódicamente unos encuentros muy especiales: las jornadas vivenciales. Comparten biografías, experiencias, éxodos.

Algunos de sus participantes han querido narrar frente a la cámara cómo se han violado sus derechos fundamentales.

Ellas son Dousou y Yae, originarias de Guinea Conakry y Honduras, que relatan sus motivos para migrar; y sus dificultades y luchas para llevar a cabo una vida plena y saludable en nuestra sociedad de acogida.

Farmamundi. Fuente: YouTube©

Víctor nos comenta que lo que más le impresionó fue que al realizar la evaluación tras una estas reuniones pidió a los jóvenes que reflejaran en un pie (como símbolo de la huella) en qué medida les había marcado el haber tomado parte en el encuentro.

«Muchos de ellos nos decían que lo que les quedaba era la toma de conciencia de los derechos humanos básicos, que todos pensamos que están ahí, obviamos, pero no se vela por su cumplimiento. Uno de ellos el derecho humano a la libre movilidad», nos comenta el responsable de la oenegé andaluza.

Grupo jóvenes pintando pies en un plástico.
Encuentro vivencial. Foto: Farmamundi Andalucía©

Estos chicos piden que se les escuche, no solo que se les respeten (sus derechos), sino que tengan en cuenta sus aspiraciones y sus motivaciones.

Víctor González

Derechos humanos y arte

Este colectivo volverá a encontrarse este fin de semana en una jornada de convivencia y arte en la Ciudad Deportiva de Armilla en Granada.

Son chicos de Malí, Marruecos, Honduras, Venezuela, Senegal, Gambia, Guinea Conakry o Afganistán que participan en un encuentro artístico que aunará danza, teatro social, creación audiovisual, dibujo y pintura o bibliotecas humanas, con un objetivo común: poner en valor la riqueza de la diversidad cultural en nuestra sociedad y a la juventud diversa de nuestro entorno como agente clave para construir una sociedad plural, inclusiva, justa y cohesionada.

Se trata de poner el arte y la creatividad al servicio de la sensibilización ciudadana en torno a los procesos migratorios, el respeto a los derechos humanos, el valor de la diversidad cultural o la importancia de la salud y el bienestar desde la equidad y la no discriminación, aseguran desde la entidad organizadora.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí